El Aplastacabezas


La forma y el nombre de este instrumento de tortura medieval no dejan lugar a la imaginación. El condenado apoyaba la barbilla en la base y la cabeza quedaba encajada en el casquete. Empleado para lograr confesiones,

la maquina denominada "aplasta cabezas" estaba compuesta por dos barras de hierro forjado, y en cada punta, tornillos con el principio de prensa o morza.

La barbilla de la victima se colocaba en la barra inferior, y el casquete era empujado hacia abajo por el tornillo, los efectos de este proceso son evidentes, el verdugo hacía girar el tornillo causando en primer lugar la rotura de dientes y mandíbula. Si el torturador seguía apretando, el tornillo podía llegar a destrozar el cráneo de la víctima, expulsando su cerebro por la cavidad ocular.

La presion variaba dependiendo de si solo se queria obtener la confesion, castigar, o matar.

Hoy en dia ya no se utiliza como pena capital, pero goza de gran estima como metodo de interrogatorios en buena parte del mundo.


96 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
No hay eventos próximos en este momento